domingo, 20 de marzo de 2016

Reflexiones en Audio por Enrique Monterroza

“Amor hasta el último segundo”

Esta es una audio reflexión escrita y narrada por Enrique Monterroza, dicha reflexión la puedes encontrar de forma escrita para poder leerla desde acá: 

http://destellodesugloria.org/blog/2013/03/amor-hasta-el-ultimo-segundo/

Esperamos que sea de bendición para tu vida, puedes escucharla a través del siguiente reproductor:
Si deseas compartir esta imagen por Facebook solamente dá clic en la barra de direcciones(URL) y clic derecho seleccionas copiar, luego entras al muro de tu amigo y le clic en pegar y LISTO, pero se prefieres colocarla en tu muro solamente dá clic en ME GUSTA.

jueves, 14 de enero de 2016

TEMA: El alto valor de la Palabra 
TEXTO: Salmo 119:1-2 

INTRODUCCIÓN: 
Este Salmo contiene el capítulo más largo de toda la Biblia. Los 176 versículos resaltan y exalta la palabra de Dios. La variedad de sinónimos que ocupa se refieren a la palabra de Dios, ejemplo: ley, testimonios, camino, mandamientos, estatutos, etc. el salmista enfatiza la grandeza de la palabra de Dios y todo lo que hace.en el presente hay mucha gente que ve la biblia como un libro común y corriente que no tiene ninguna influencia. Es comprensible y aún no le han entregado su corazón al Señor. 
Para los que ya conocemos a Jesús, la palabra desde representar algo de alto valor. Examinemos las razones por las cuál es la palabra tiene alto valor. 
1. LA PALABRA NOS HACE BIENAVENTURADO (salmo 119:1-2) 
A. La expresión "bienaventurados" se hace dos veces(v.1-2) 
  • Bienaventurados significa siete veces feliz 
  • El número siete es el número perfecto de Dios(simboliza totalidad, integridad y perfección). 
  • Implica entonces que al decir bien aventurado está diciendo siete veces feliz, perfectamente feliz. 

B. Es bien aventurado el que anda en la ley (Palabra) de Jehová (v.1)
C. Bienaventurados los que guardan (obedecen) sus caminos (Palabra) ( v.2) 


2. LA PALABRA NOS LIMPIA (Salmo 119:9) 
A. ¿ Con que limpiaremos nuestra vida? Con guardar tu palabra (salmo 119:9). 
B. La palabra más motiva buscar al señor con todo el corazón (salmos 119:10) 
C. Buscar al señor nos permite no desviarnos del camino (v.10) 
D. Guardar la palabra en el corazón las libra del pecado (v.11) 
E. Para limpiar nuestra vida es necesario gozarnos en la palabra más que toda riqueza entre paréntesis (v. 14) 
F. La meditación de la palabra me guarda del mal (V. 15) G. Nunca nos olvidemos de la palabra (v.16) 

CONCLUSIÓN: Hermanos y amigos, no hay porque vivir una vida infeliz y culpable cuando tenemos la palabra de Dios que nos muestra el camino para ser felices y limpios ante Él. Recibe a Jesús, ama su palabra y verás su bendición.

viernes, 8 de mayo de 2015

AHORA TE COMPRENDO MAMÁ

Ahora te comprendo mamá 


Un día una mujer supo que iba a tener un bebé. Su corazón latió más fuerte, se sintió envuelta en un gozo como nunca antes lo había sentido. Salió de la consulta del ginecólogo como en las nubes, sus pies parecían no pisar el suelo. Miró a su alrededor y todo le pareció hermoso, sintió el aire más puro, vio los árboles más frondosos, el cielo más azul… La alegría de su corazón era tan grande, que no podía evitar caminar con una sonrisa en los labios. Era el día más feliz de su vida, el día en que había sabido que iba a ser mamá por primera.
Llegó a su casa y preparó una cena especial para su esposo, quería adecuar el ambiente para darle la noticia. Llegó el esposo y ella esperó a que cenara, entonces le dio la gran noticia. Los minutos que siguieron fueron de inmensa alegría. Lágrimas de felicidad asomaron a los ojos de ambos y se unieron en un amoroso y estrecho abrazo.
Comenzaron los preparativos para recibir a ese bebé tan ansiado. Adquirieron todo lo necesario a través de esos meses de espera. Sufrió todas las incomodidades de los primeros tres meses, los mareos, las náuseas, pero todos esos malestares no tenían la menor importancia para ella, mayor era su dicha que cualquier molestia física. El cuerpo de la mujer fue cambiando, ella sentía los movimientos de ese nuevo ser y se sentía rebosante de amor y felicidad. Llevaba un tesoro dentro de sí, su tesoro más preciado. A medida de que pasaba el tiempo, se le hacía más pesado el andar, su vientre se ponía enorme, pero eso tampoco le importaba. Otras mujeres le habían dicho muchas tonterías respecto a lo que iba a sufrir su cuerpo, que quedaría gorda, que no volvería a tener cintura, que se le iba a caer esto y aquello, pero ella no dejaba que esos malintencionados avisos influyeran en su vida y mucho menos le quitaran esa ilusión tan grande de ser mamá.
Y llegó el día en que su ansiado hijo quiso salir de su tibio refugio materno. Fue como a las dos de la mañana cuando empezó a sentir que su cuerpo se preparaba para el gran acontecimiento. Recordó la cita bíblica donde dice: “Multiplicaré tus dolores en el parto, y darás a luz a tus hijos con dolor…”, pero no le temía al dolor, estaba dispuesta a padecer todo lo necesario para que su hijo naciera. Al paso de las horas, los dolores se hacían más intensos. Acostada en su habitación de la clínica, esperaba paciente, encogiéndose en cada contracción, pero sin queja alguna. Su amado esposo, a su lado, tomando su mano, le daba ánimos y le decía palabras de amor. Llegó el momento en que sintió que ya no podía aguantar más, sentía la necesidad de gritar, se retorcía de dolor. Nunca se imaginó qué clase de dolor sería ese. Las palabras cariñosas de su esposo no tenían ningún efecto en ella, todo su ser se centraba en ese dolor insoportable.

Trató de no pensar en el dolor y vino a su mente su madre, cómo debió haber sufrido al momento de tenerla, antes, ese le parecía un tema intrascendente. Ahora reflexionaba, consideraba a su madre y la admiraba por su valentía al haber tenido cinco hijos. Ahora no pensaba en su dolor, sino en el de su madre. Se avergonzaba de las veces que le había faltado el respeto, en las veces que al verla cansada, limpiando la casa, no le había ofrecido su ayuda. Recordó también las veces que su madre le pidió que la ayudara en algún quehacer y ella se negó diciendo que tenía mucho que estudiar, pero se iba a su cuarto a escuchar música. En un par de segundos, como una ráfaga, vinieron a su mente algunos eventos que ahora le causaban tristeza y vergüenza respecto a su madre. Ahora comprendía todo lo que sufren las madres para dar la vida a un hijo, y luego cuántos sacrificios hace por él, sin pedir nada a cambio, sin embargo ese hijo ¿cómo le paga después? En medio de su dolor, pidió perdón a Dios por no haber sido una buena hija y prometió pedirle perdón a su madre y tratar de recompensarla como ella se lo merecía, dándole todo el amor y las atenciones que por estar ocupada en sí misma no le había dado.

El médico se acercó a la cama, la examinó y le dijo que ya estaba lista para dar a luz. La llevaron a la sala de partos y unos minutos después tenía a su hijo en brazos. El dolor se había esfumado, solo sentía una felicidad indescriptible por ese lindo bebé que Dios le había dado y porque sentía tranquila su conciencia después de esa confesión y su buen propósito, que por supuesto estaba decidida a cumplir.

La llevaron a su habitación. Allí la esperaban su esposo, su madre y sus hermanos, además de sus suegros. Después de las felicitaciones y muestras de cariño de todos los presentes, una enfermera les pidió que salieran para que ella descansara, pero ella solicitó la presencia de su madre. Todos se quedaron sorprendidos, pero fueron saliendo de la habitación. También le pidió a la enfermera que saliera por unos momentos. Cuando quedaron solas ella y su madre en la habitación, no pudo evitar que salieran gruesas lágrimas de arrepentimiento de sus ojos. Su madre no comprendía la causa de esas lágrimas, entonces su hija le dijo:

-       "Mamá, yo quiero pedirte perdón porque no he sido un (a) buen (a) hijo (a), porque no te he valorado ni te he respondido como tú te lo mereces. Ahora sé cuánto cuesta tener un hijo, ahora sé todo lo que tú sufriste para darme la vida, pero no solo hablo del dolor físico mamá, tú has sufrido por mí también esa otra clase de dolor, que es peor que los dolores de parto, el dolor de la indiferencia de una hija por la cual lo diste todo. Me diste tu cuerpo para que me sirviera de refugio mientras me estaba formando, luego ese mismo cuerpo tuyo me alimentó para que permaneciera viva, después me diste tus horas de descanso cuando yo lloraba, ¡cuántas noches pasaste en vela para cuidarme mamá cuando yo enfermaba y nunca escuché que te quejaras!, ¡cuántos días y noches dedicados a mí y a mis hermanos y nunca lo aprecié! …Pensaba que era tu obligación, pero ahora sé que no lo hacías por obligación, sino por amor, ese amor tan grande e incondicional que siente una madre por sus hijos desde antes de darlos a luz”- Ambas se abrazaron como desde hacía tiempo no lo hacían y luego miraron hacia la cuna, ¡realmente ese bebé había traído grandes bendiciones a sus vidas!"

"Los hijos son una herencia del Señor, los frutos del vientre son una recompensa". 
Salmos 127:3 NVI

Escrito por: Angélica García Sch. 
Para: www.mujerescristianas.org

martes, 5 de mayo de 2015

TEMA: El alto precio de nuestra salvación 
TEXTO: Éxodo 13:22 

INTRODUCCIÓN: 

Es de gran valor comprender cuál fue el alto precio de nuestra salvación. Esto nos ayuda a amar más al Señor por haberse entregado por nosotros. 

También nos permite apreciar nuestra salvación y no descuidarla, entender el costo de la obra de nuestro Señor también nos debe de impulsar a compartirla con todos. 
Gran razón tuvo el Señor al haber guerreado espiritualmente en el Getsemaní contra su naturaleza humana que se resistía a enfrentar el sufrimiento. 


I. ¿CUÁL FUE EL ALTO PRECIO QUE PAGO EL SEÑOR POR NUESTRA SALVACIÓN? 

a. LA TRAICIÓN (San Mateo 26:46) 
1. Uno de sus cercanos lo traicionó 
2. Aceptó dinero a cambio de entregarlo 
3. Este fue un golpe bajo para nuestro Señor


b. LA NEGACIÓN (Juan 18:25-27) 

1. Otro de sus discípulos más cercanos lo negó 
2. Esto debe haber sido un golpe fuerte para el Señor 


c. LA HUMILLACIÓN 

1. La multitud vino a Él con espadas y palos, como que era un ladrón (Mateo 26:55) 
2. Los líderes religiosos lo rechazaron enviándolo a Pilato (Mateo 27:1-2) 
3. Lo desnudaron, le pusieron una corona de espinas, le escarnecían, le escupían y le golpeaban la cabeza. ¡Una verdadera humillación! (Mateo 27:28-30)


d. LA CRUCIFIXIÓN (Juan 19:18) 

1. Solo los asesinos morían en una cruz 
2. Solo los ladrones, salteadores y violadores morían en la cruz 
3. Haber sido crucificad fue la más grande humillación que recibió el Señor.


II. ¿CUÁL DEBE SER NUESTRA RESPUESTA AL SEÑOR? 

a. Reconocerlo como Salvador 
b. Amarlo como nuestro Señor 
c. Servirle con todo el corazón d. Esperarlo con gran abnegación. 


CONCLUSIÓN: 

Mi amigo que respuesta le darás al amor del Señor. Mi hermano que harás ante el precio que Él pago 


BUSCALO, ENCUENTRALO Y SIGUELO

lunes, 27 de abril de 2015

TEMA: BENDITA GRACIA 
TEXTO: EFESIOS 2:1-10 

INTRODUCCIÓN: 
Por experiencia personal puedo decirles que lo mejor que me ha pasado en la vida es haber conocido a JESÚS. 
Toda mi vida fue completamente transformada al haber conocido a Jesús. Mis costumbres, creencias, valores y formas de ver la vida fueron cambiado. 
Al ver hacia el pasado de mi vida en cuanto al antes de venir al Señor, puedo alabarlo por su misericordia. Hay personas que temen hacerse cristianos por todo lo que supuestamente tienen que dejar. Al pensar en esto llego a la conclusión de que ¿y yo que tuve que dejar?
Realmente nada 
- No tenia dinero para decir que lo dejé. 
- No tenia bienes materiales tampoco
- No tenía preparación académica 
- No tenia comodidades, sueños, anhelos y aspiraciones. 
Todo fue un regalo de Dios para mi vida. Todo ha sido por la pura y bendita gracia del Señor.

I. POR SU GRACIA SALÍ DE LA MUERTE ESPIRITUAL (EFESIOS 2:1-3) 
a. Antes estábamos muertos en nuestros delitos y pecados (v. 1) 
b. Antes: 

  1. Seguíamos la corriente de este mundo 
  2. Andábamos conforme al príncipe de la potestad del aire 
  3. Vivíamos los deseos de la carne 
  4. Hacíamos la voluntad de la carne 
  5. Practicábamos pensamientos malos 
  6. Éramos por naturaleza hijos de ira. (por que éramos lo que merecíamos)                       (Todo lo anterior está en los versículos 2-3) 


II. SU GRACIA FUE RICA EN MISERICORDIA (EFESIOS 2:4-9) 
a. La base de gracia y misericordia es su amor (v.4) 
b. Su gracia permitió que recibiéramos vida espiritual (v.5) 
c. Su gracia nos resucitó y nos dio una posición espiritual (v.6) 
d. Las abundantes riquezas de su gracia las manifestó Jesús en nosotros (v.7) 
e. Nada de lo anterior es por lo que nosotros hayamos hecho (v.8-9) 

CONCLUSIÓN: 
El venir a Jesús y recibir una vida nos permite disfrutar de la gracia de Dios que preparó de antemano para nosotros (v.10) ¡Disfrutemosla!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Echale un vistazo a:

Letras de Alabanzas

Imagenes Cristianas para Facebook

Seguidores