lunes, 13 de octubre de 2014

UN MATRIMONIO PARA TODA LA VIDA 


En estos últimos tiempos, vemos que cada vez más parejas en el mundo se divorcian y por cualquier motivo, a pesar de haber hecho un compromiso para toda la vida, frente al altar. Pero así como no suelen tomar en cuenta a Dios en su vida diaria, tampoco lo hacen cuando se casan, pues casarse por la iglesia solo viene a ser el cumplimiento de una tradición para ellos. 

No puede suceder lo mismo con una pareja cristiana, en donde Dios debe ocupar el primer lugar en la vida de ambos integrantes y Él está en contra del divorcio: “Yo aborrezco el divorcio —dice el Señor, Dios de Israel—, y al que cubre de violencia sus vestiduras, dice el Señor Todopoderoso.” (Malaquías 2:16) Cuando surgen problemas entre una pareja cristiana, lo primero que tienen que pensar es en el perdón y la restauración. 

Solo si existiera una causa como el adulterio, o abandono de la pareja, se puede pensar en el divorcio, siempre y cuando el cónyuge no sea creyente: “Sin embargo, si el cónyuge no creyente decide separarse, no se lo impidan. 

En tales circunstancias, el cónyuge creyente queda sin obligación; Dios nos ha llamado a vivir en paz.” (1 Corintios 7:15) Pero aunque la Biblia solo menciona estas causas, se sobre entiende que Dios no obligaría a una mujer a permanecer con un marido que la maltrate física o emocionalmente a ella o a sus hijos.

En casos así o de alguna adicción, la separación es aceptable, pero considerando un tiempo de espera, para el arrepentimiento y restauración del matrimonio, si es que esto se da, porque Dios quiere lo mejor para nosotros, que es una vida plena y feliz. En el mundo, hay cientos de libros y revistas que dicen tener la clave para tener un matrimonio duradero, y dan buenos consejos, pero ninguno menciona la verdadera clave para un matrimonio feliz y esa clave es el principio de la sabiduría, que es el temor de Dios. 

La pareja que tiene temor (respeto) de Dios, obedece a Dios, y la obediencia a Dios es garantía de paz y armonía. La Biblia contiene mandamientos explícitos para el esposo y para la esposa, si ambos cumplen esos mandamientos, todo irá bien. Dios, en Su Palabra, compara la relación de un hombre y una mujer, dentro del matrimonio, con Cristo y su iglesia.

Cristo se entregó a sí mismo por su iglesia, para honrarla, amarla y protegerla (Efesios 5:25) como un esposo perfecto ¡Qué ejemplo de fidelidad más genuino que el de Jesús! 
Cuando hablamos del matrimonio, siempre hacemos notar que fue instituido por Dios, en el Edén. “Serán una sola carne”, les dijo a Adán y a Eva, pero con esto no se estaba refiriendo solo a su unión física. 

El matrimonio va más allá de eso, implica una unidad emocional y física, pero también una unidad espiritual entre los miembros de la pareja y esto solo es posible si ambos se sujetan a Dios. Mientras más sólida sea la relación de ambos cónyuges con Dios, más sólido será su matrimonio y perdurará con amor, paz y gozo, hasta que la muerte los separe. 

Escrito por: Angélica García Sch.
Para: www.mujerescristianas.org

viernes, 18 de julio de 2014

TEMA: CRUCIFICADOS CON JESÚS 
TEXTO: Gálatas 2:20 

INTRODUCCIÓN: 
Es vital que reflexionemos en temas que fortalezcan nuestra vida de tal manera que podamos nuestra relación con el SEÑOR. 
I. QUE SIMBOLIZA LA EXPRESIÓN “CRUCIFICADOS CON JESÚS” 
a. Para entenderlo mejor es necesario hacernos una imagen mental de estar crucificados con el Señor: 
1. Cabeza con cabeza Pesar como el Señor 
2. Corazón con corazón Sentir como el Señor 
3. Mano con mano: Hacer como el Señor hacia 
4. Pie con pie: Ir o decidir como lo hace el Señor 

b. Pablo lo aclaró: “Ya no vivo yo”, ósea que ya no mi “yo” el que reina, sino que es el Señor. 

c. Lo que ahora vivo en la carne lo vivo en fe(confianza) del hijo de Dios 

d. Esto evidencia que si estoy crucificado con el Señor, ya no haré mi voluntad, sino la del Señor 

CONCLUSIÓN: Te animo a que nos crucifiquemos cada día con el Señor

jueves, 10 de julio de 2014

TEMA: Una vida de motivación 
TEXTO: 1ª. Tes. 1:8-10 

INTRODUCCIÓN: 

Definitivamente, ésta era una Iglesia ejemplar, de impacto y también de motivación a toda la gente que les rodeaba. 

El Apóstol San Pablo resalta que no solo en Macedonia y Acaya estaban siendo de motivación, sino también “…En todo lugar vuestra fe se ha extendido” (v.8). Ante esto surge la pregunta

¿Qué aspectos en la vida de la iglesia motivaba a toda la gente? 
I. EXTENDÍAN SU FE EN DIOS EN TODO LUGAR (V.8) 
a. ¡Que ejemplo mas precioso los Tesalónicos le hablaban del Señor a toda la gente! 
b. Para que el mundo entero crea en el Señor, no tanto es necesario propagandas escritas o televisivas (aclaro no es que esté en contra de esto) es más suficiente, si cada hijo de Dios hablamos de Él a todos los que conocemos. 
c. Cuando leo esta porción, me imagino a cada creyente Tesalónico hablando del Señor a toda persona les rodeaba o que encontraban. d. Amados, les animo a que nosotros también les hablemos del Señor a toda persona (familia, amigos, compañeros de trabajo) 

II. SU CONVERSIÓN ERA NOTORIA A TODA LA GENTE (V.9) 
a. La misma gente daba testimonio de la conversión de ellos (v.9) 
b. Los caminos que el Señor realiza en nuestras vidas vienen a ser mejores motivadores para que la gente también crea. c. Su conversión les impulsó a SERVIR al Señor (v.9) 

¿Qué otro aspecto motivaba a la gente? 
III. SU PROFUNDA ESPERA DEL ARREBATAMIENTO (V.10) 
a. Esta congregación definitivamente era ejemplar, impactante y de motivación para toda la gente. 
b. Considero que su profunda espera del Señor les hacía procurar ser mejor. 

CONCLUSIÓN: 
Tu y yo somos llamados a desarrollar también lo mismo. Si ya tienes al Señor esta es una gran oportunidad, si aún no lo tienes, hoy puedes tenerlo. ¡ADELANTE!

jueves, 8 de mayo de 2014

CUANDO TU SEAS MADRE 


Este mensaje va dirigido a aquellas mujeres que algún día serán mamás y a las que ya lo son y aún tienen a sus madres consigo. Cuando tú seas madre, podrás comprender a la tuya. Qué lástima si esto ocurriera cuando fuera ya tarde para decirle: "Mamá, ahora sí te comprendo". 

El arte de ser madre se aprende en base a las propias experiencias y no es fácil. Ser madre te proporcionará muchas satisfacciones, pero también habrá sinsabores. Tendrás momentos de alegría, tristeza y hasta enojo. Reirás con tus hijos, pero también llorarás con ellos y por ellos. Como madre, tendrás que aprender a manejar una gama muy compleja de emociones y tu sensibilidad será muchas veces incomprendida. 

Al momento de tener a tu primer hijo, te darás cuenta de que tu vida jamás volverá a ser la misma. Con el paso del tiempo, irás descubriendo muchas cosas. Descubrirás un día que ese bebito que tuviste un día, indefenso, en tus brazos, parece no necesitarte más. ¿Cuándo creció que no te diste cuenta?...Estabas tan ocupada en criarlo, educarlo, alimentarlo, cuidarlo, que...no te percataste. 

Si apenas ayer, su boquita pronunciaba por primera vez la palabra ¡mamá!, una experiencia inolvidable, la más tierna caricia a los oídos de una madre. Pero has de saber que hay hijos que con esa misma boquita, cuando han crecido, pronuncian palabras hirientes, como: "Mamá, no te metas en mi vida" o "Mamá no me digas lo que tengo que hacer" o "Mamá no me estés molestando, yo sé lo que hago"...y hasta cosas peores. 

Es de esperar que cuando tú seas madre no sufras esa clase de experiencia que duele hasta el alma. No te molestes ahora con tu madre si ella se preocupa por ti y ya no eres una niña, así también lo harás tú con tus hijos. Es que el paso del tiempo no disminuye el amor y el interés de una madre por sus hijos. 

A ella le sigues importando en la misma medida que cuando eras una niña. No desprecies sus atenciones, no te molestes porque te pregunta adónde vas. Pedirle a una madre que no se preocupe por sus hijos, va contra la naturaleza que Dios le dio, ¿es eso tan difícil de comprender? Sé una hija agradecida. 

Tu madre no te ha dado todo lo que te ha dado, esperando ser retribuida, porque el amor de madre es incondicional, pero su corazón se llenará de alegría si le diriges una palabra de cariño y gratitud. Escucha los consejos de tu madre con respeto, aunque no estés de acuerdo con sus ideas. 

No seas contestona ni altanera. Hay muchas cosas que cuando eres joven no te parecen justas, pero cuando tú seas madre, te darás cuenta que ella razón. Ella tiene el deber de corregirte, cuando lo hace no está más que cumpliendo parte de la misión que Dios le dio. Si aún tienes la dicha de tener una madre, piensa en todas estas cosas. 

No esperes a que ella se haya ido para reconocer el gran amor que te tuvo. Cuántos hay en este mundo que ya no la tienen ¡valórala, respétala, escúchala, ámala! como se merece. Por último, grábate estas palabras y nunca las olvides: 

Así como yo quisiera que fueran mis hijos conmigo, así debo ser yo con mi madre. Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, Y no desprecies la dirección de tu madre. Proverbios 1:8 

Escrito por: Angélica García Sch.
Para: www.mujerescristianas.org

lunes, 14 de abril de 2014

EL MÁXIMO MILAGRO 


Cuentan que en cierta ocasión, un cristiano y un musulmán discutían sobre sus creencias. El musulmán, seguro de dejar desarmado a su interlocutor, declaró: "Cuando nosotros vamos a la Meca, por lo menos encontramos un ataúd, prueba de que Mahoma está ahí. Pero cuando ustedes van a Jerusalén, no encuentran más que una tumba vacía" "Justamente esa es la diferencia entre el cristianismo y otras religiones y filosofías- respondió el cristiano- Mahoma está muerto y en su tumba y los demás líderes religiosos también. 

Pero Jesucristo se levantó de entre los muertos y ahora vive para siempre. ¡No puede estar en esa tumba, estando vivo! Él vive y reina por los siglos de los siglos, eternamente. A él le fue conferido todo el poder en el cielo y en la tierra, pues es Dios mismo, Creador del universo. 
La resurrección de Cristo es el eje del cristianismo. La base de nuestra fe. Creemos en un Dios vivo, que tiene poder sobre la vida y la muerte". 
-Eso no es posible- dijo el musulmán- Jesús no murió en la cruz y menos resucitó, porque él no era Dios... -¿Crees tú que más de dos mil años no es tiempo suficiente para que la humanidad hubiera descubierto un fraude de tal tamaño? La muerte y resurrección de Cristo es un hecho real, del cual existen tanto evidencias religiosas como históricas. 

-¿Cómo pudo haber resucitado, si según ustedes estuvo tres días muerto? - El poder divino de Dios, amigo. El transformó la materia que conformaba su cuerpo físico, porque para Dios no hay imposibles. - Eso va en contra de la naturaleza. - Dios es el Creador de ella. El que tiene el control sobre todo lo que existe. Él puede hacer lo que quiera con todo. Para El no representaba ningún problema resucitar a Jesús y darle un cuerpo nuevo, sano, ni después de tres días de estar muerto. En Jesucristo se cumple el propósito de Dios para el ser humano. El venció a la muerte y resucitó en una nueva dimensión de vida. 
- ¿Cómo creer algo que no vimos? 
- Bien, primero por la evidencia de la tumba vacía. 
La tumba estaba sellada y muy bien custodiada por soldados romanos, bajo pena de muerte. Si Jesús hubiera estado vivo, jamás hubiera podido, en el estado en que quedó después de las torturas que sufrió, abrir esa tumba y salir, además de que hubiera sido detenido inmediatamente por los soldados. 

- ¿Pero y si sus discípulos robaron el cuerpo? 
-¿Burlando a los soldados? Los discípulos estaban atemorizados y huyeron, dejaron solo a Jesús, ¿por qué hubieran querido arriesgarse después? 

Además, ¿se hubieran atrevido a predicar la resurrección de Jesús, arriesgándose voluntariamente a morir por eso, sabiendo que era una mentira? ¿Quién sacrificaría su vida por algo que sabe que es falso? El musulmán no tuvo respuestas para esto. 

El no comprendía muchas cosas y es que las cosas sobrenaturales no se pueden comprender bajo el concepto de lo natural. La muerte de Jesús fue un hecho natural, pero su resurrección no, fue un hecho sobrenatural proveniente de Dios. 

Fue un milagro, un milagro no es algo natural. El maravilloso milagro de la resurrección fue el broche de oro del paso de Jesús por este mundo y de su obra redentora.
Pero Él está presente ahora entre nosotros, y vive en cada corazón que lo ha recibido como su Señor y Salvador. ¿Vive en el tuyo? "Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo" (Romanos 10:9) 

 Escrito por: Angélica García Sch.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Echale un vistazo a:

Letras de Alabanzas

Imagenes Cristianas para Facebook

Seguidores